Rabiosa actualidad


La semana pasada se disputó el partido de ida de una semifinal de competición europea. No descubro nada nuevo. La afición colchonera hacía muchos años que no vivía algo parecido pero me temo que la prensa madrileña hacía también unos cuantos años que desgraciadamente no pasaba por una situación similar, una de esas situaciones que desde mi ignorancia entiendo que a los profesionales de la información les debería de encantar al no tener que “crear” ninguna noticia una vez que esta ya existe por sí sola.
Como aficionado al fútbol y admirador de la inteligencia que pretendo ser no soy precisamente una fiel seguidor de la prensa deportiva (especialmente de la oficial y supuestamente seria) pero la semana pasada entendí que dado lo novedoso de la situación (¡el Atleti en semifinales de la UEFA!) tenía que tragarme mi orgullo y hacer un acercamiento hacía el monstruo mediático para disfrutar de información de calidad.

Es imposible ver varios programas de televisión a la vez con un solo cerebro y una sola televisión (supongo que solamente elegidos y dotados de una capacidad especial como por ejemplo Siro López serían capaces de hacerlo) así que no puedo asegurar con certeza que no ocurriese pero por más que durante la semana pasada depuré mis ejercicios de Zapping me fue imposible encontrar en la televisión en abierto alguna inocente noticia que hiciese mención a la semifinal de la Europa League. Curiosamente sí conseguí ver sin ningún esfuerzo los entrenamientos del equipo blanco, ya saben: el equipo de todos los españoles como lo declaró Florentino, desde todas las perspectivas posibles y en todos los canales. Todos los días. Como soy alguien que cuando llega a la parte de deportes en los telediarios normalmente suele cambiar de canal decidí no hacer mala sangre de este hecho e irme a la prensa deportiva escrita que al fin y al cabo dicen ser especialistas del sector.

Las portadas del diario Marca desde el lunes anterior al partido hasta ese mismo día fueron así: Lunes, “El Madrid en cohete… y el Barça en autobús” creando un inteligentísimo juego de palabras al respecto del viaje del Barça para disputar la Champions. Martes: “El Madrid pendiente de Mou”, noticia de rabiosa actualidad y de gran interés para el mundo del deporte como todos sabemos (Mou, por cierto, debe ser Mourinho). Miércoles: “Mou más cerca del Bernabéu”, en otra gran aportación al mundo del periodismo y en una semana en la que al parecer no estaba pasando nada (aunque el Barça, por ejemplo, había perdido en Champions la noche anterior). Jueves día del partido: “Inmortal Samaranch”, lógicamente homenajeando al ilustre mandatario. Más sorprendente sin embargo es observar cuál fue la siguiente noticia en importancia en la portada de MARCA: “Benzemá también llamado a declarar por el escándalo sexual. Esa misma noche el Atleti ganaba 1-0 al Liverpool con el estadio lleno y al día siguiente Forlán, autor del gol, por fin conseguía ocupar la portada de MARCA por primera y única vez en toda la semana.

Las portadas del diario AS daban un enfoque distinto al prestigioso periodismo deportivo madrileño (¿nacional?). Lunes: “A un punto”, mostrado el éxtasis que tenía la redacción de AS tras la victoria merengue contra el Valencia. Martes: “Me recuerda a la liga de Capello”, impactantes declaraciones de un tal Higuaín que sumieron en profunda meditación a una gran parte de la humanidad. Miércoles: “Asalto para Mourinho”, supongo que ciñéndose a regañadientes con la actualidad que marcaba la victoria del Barça. Jueves, día del partido, y de nuevo la portada está dedicada a Samaranch lógicamente aunque lógicamente también la siguiente noticia en importancia, jugándose el Atleti el pase a la final ese mismo día, fueron las oportunas, originales, inteligentes y cargadas de ironía palabras de Cristiano Ronaldo: “vamos a ganar la liga”. Pero el diario AS siempre va un poco más allá distinguiéndose de la competencia en rigor, talento y profesionalidad y por ello al día siguiente, cuando los colchoneros estábamos celebrando la importante victoria contra los reds, la portada de AS la ocupaba un sonriente Raúl que decía: “Quiero seguir jugando al fútbol”.

Un periodista americano llamado Abbott Liebling ya lo dijo antes que yo: “la gente generalmente confunde lo que lee en los periódicos con las noticias”.

Conduciendo a casa de ni hermano para ir juntos al Calderón pocas horas antes del partido disfrutaba de una animada tertulia en Radio Marca sobre si Messi había dado un codazo o no en su partido contra el inter que interrumpían de vez en cuando para dar paso a los mensajes de la audiencia que se debatían sobre si el conductor de la tertulia (un tal señor Caridad) era más o menos anti-barcelonista, cosa que el aludido negaba con convicción monacal. Esa misma noche, después de ganar a los ingleses, servidor apagaba la adrenalina acumulada en su cuerpo escuchando en el Sanedrín del programa deportivo líder de audiencia de la noche patria cómo sus afamados tertulianos discutían durante horas y horas sobre lo bueno o malo que era un tal Benitez y el Liverpool, especialmente en comparación con el equipo que el año pasado había derrotado al Real Madrid. Me dieron ganas de llamar por teléfono para decirles que por favor mencionasen alguna vez contra quién había perdido el Liverpool ese día por si alguien había llegado tarde al programa pero desistí de hacerlo porque supongo que al igual que sus competidores, en esa emisora sólo reciben llamadas de gente que comienza su alocución diciendo: “lo primero, felicidades por el programa”.

Pocas horas después servidor pasaba por una habitación donde estaba encendida la radio sintonizada en el dial de Onda Cero. En torno a las 8:00 de la mañana la emisora hace un repaso resumido de la actualidad en cuanto a disciplinas concretas que encargan al experto de turno. Economía, Exterior, Editoriales… y deportes. Este micro espacio, el de deportes, al parecer está en manos de un señor cuya preparación y rigor debe estar fundamentada en la desgracia de que alguien alguna vez le haya dicho lo gracioso que es y claro, todos sabemos a estas alturas lo lamentable que puede llegar a ser el que alguien que se crea que es muy gracioso. Respetando los gustos de cada uno, maldita la gracia que tiene el caballero. Con esa presunta gracia y ese presunto desparpajo el bendito “profesional” desgajó la rabiosa actualidad deportiva con un rigor y profesionalidad que seguramente encaja a la perfección con su constreñido talento. Como si se tratase de un chiste de “negros y maricones” ridiculizó la victoria atlética con ese zafio e irrespetuoso gracejo que tanto debe gustar a su público. Por supuesto, porque la ocasión lo merecía así, dedicó mucho más tiempo a la enigmática lesión de kaka y su más enigmática recuperación que a cualquier otra causa, incluida la atlética. A mí a estas alturas ya no me preocupa que a los profesionales de la información les produzca diarrea la información del Atleti pero por favor, que no me caguen encima.

Sinceramente no entiendo cómo la afición del Atlético de Madrid, capaz de asustar en el campo a un árbitro hasta hacerle consultar con el juez de línea, de llenar las calles de Madrid llevando una bandera o de ser el tercer equipo en pinchazos PPV jugando en segunda, no es capaz tampoco de ponerse de acuerdo en esto y boicotear sistemáticamente a todos aquellos que nos insultan y desprecian. Por muchas vajillas, forros polares y bufandas que luego regalen.

Así que aprendida la lección esta semana trataré de informarme de lo que nos espera el jueves en la prensa inglesa o en las páginas web en castellano que no estén controladas por Matrix.

2 comments

India rojiverde 27 abr. 2010 10:05:00

Como detalle a añadir a tu crítica, la portada de Forlán en Marca que mencionas sólo se vio en los kioskos de Madrid. El jueves, en el resto del territorio nacional, Marca se mostraba al mundo con una foto de Van der Vaart con un enorme titular: "Me he quitado el cartel de se vende". Después, bajo una franja amarilla en el que nos comunicaban que el tobillo de CR9 está perfecto (gracias a Dios, no podía vivir con esa duda, a pesar de que hayan pasado meses desde su lesión), aparece una imagen de Torres con muletas (no vamos a pensar que el hecho de poner las dos noticias juntas tiene ningún tipo de objetivo subliminal), y ya luego la famosa foto de Forlán, en tamaño carnet, diciendo que "La final pasa por el infierno de Anfield".

Conclusión: para Marca, sólo hay atléticos en Madrid. No importa si hay más de 800 peñas repartidas por el resto del territorio nacional y mundial, ni si somos el tercer equipo en pinchazos PPV por todo el país, o el tercero en audiencias en el extranjero. Se nos sigue tratando como a un equipo local, un Sevilla de la vida.

Pues eso, que estabas mejor lejos de los periódicos deportivos.

Ennio Sotanaz 28 abr. 2010 9:42:00

Muchas gracias India Rojiverde por tu apunte que además creo que lleva el razonamiento a un sitio que a mí siempre se me olvida pero que me parece bastante importante como son los aficionados de fuera de Madrid que lo tienen todavía mucho más difícil.

Un abrazo,